nov 102012
 
hogar sostenible

sostenibilidad en el hogar

Casi el 50% de nuestro consumo de energía corresponde a la calefacción, por lo que un gesto tan sencillo como mantener el termostato de nuestra vivienda en torno a los 21ºC puede hacernos ahorrar hasta un 50% de este consumo. Claro está que el aislante de las ventanas y paredes son muy importantes para ello, así mismo habrá que completar esto con el uso de una ligera chaqueta en casa.

Si estamos pensando en actualizar nuestra vivienda en un buen momento para completar el ahorro en calefacción instalando ventanas de alta calidad y mejorando el aislamiento y estanqueidad al aire de nuestra vivienda. Con estos tres puntos fundamentales conjuntamente con un termostato “equilibrado” conseguirán una reducción de hasta el 90% del gasto en calefacción. Igualmente limitando a 45ºC la temperatura de producción del agua caliente, nos permitirá ahorrar un 20-40% del 20% de energía que consumimos en este aspecto.

Otras medidas que complementan y que no aportan un sustancial ahorro de forma individual pero que de forma conjunta pueden conseguir un ahorro de hasta un 15% del total de nuestro consumo son la utilización de electrodomésticos de clasificación energética A+ o superior (consume menos de la mitad que un electrodoméstico convencional); utilización racional de aire acondicionado limitando la temperatura a 23-24ª o sustitución de los sistemas de iluminación tradicional (incandescencia) por sistemas de bajo consumo. Además, una correcta gestión de los aparatos en stand-by puede suponer un ahorro del 50% del consumo de estos.

Y si a todo esto le sumamos un uso racional de nuestros aparatos en nuestra vivienda conseguiremos un hogar mucho más sostenible.

Porque un mundo mejor es posible, es cosa de todos.